Juan Senda

>>>>>UN SUEÑO DE AMOR (CAPÍTULO V)<<<<

UN SUEÑO DE AMOR (CAPÍTULO V)

 

Carta de Sofía al Comandante del Crucero Canarias.

 

Señor Comandante del Crucero Canarias.

Muy estimado Señor:

La causa por la que escribo

tiene profundo motivo

y en mí, profundo dolor.

 

A Don Ros lo he conocido,

es Teniente de Navío

y de “ la Cerca y Muñoz.”

 

Él es todo mi delirio

y por él muriendo vivo,

dígame que tal vez murió.

 

 

Mi Comandante querido

piadosamente le pido,

¡tenga de mi compasión!

 

Si está abordo cautivo

o tal vez otro destino,

¡dígamelo por favor!

 

Sabrá que no tengo alivio

y en este dolor me aflijo

partiéndome el corazón.

 

Si al extranjero se ha ido

y a otro amor ha elegido, 

¡dígamelo oh, buen Señor!

 

Son cinco meses perdido

y nadie en tierra lo ha visto;

¿qué fue lo que pasó?.

 

Si de él tuviera aviso

en mi piedad le suplico

¡que me lo diga Señor! 

 

 

(El Comandante recibe la carta de Sofía.

Le advierte que todas las cartas dirigidas a Don Ros,

están a bordo cuidadosamente guardadas. Por su gravedad,

no se le entregaron. Tan pronto se restableciera, se le darían)

 

 

Carta del Comandante a Sofía.

 

Muy querida y respetada señorita:

Visto su piadoso escrito

quiero decirle una cosa,

a parte de lo sufrido…,

que su Don Ros no está muerto,

resucitó y está vivo.

 

Quisiera contarle todo

del Teniente de Navío,

estuvo gravemente enfermo

pues no llegó a morir

porque Dios así lo quiso.

 

Cuatro enfermedades tuvo,

la "pleuresía" ha tenido

otra la "tuberculosis",

las “paperas” con el “tifus.

 

Ya se levanta de cama,

y recorre los pasillos,

y come cual sabañón

y ha ganado cuatro kilos.

 

Tengo todos sus informes

y le quiero y soy su amigo,

él está en San Fernando…,

y aunque está,no es su destino.

 

También retengo sus cartas

guardadas co mucho mino,

para cuando llegue aquí,

dárselas con mi cariño.

 

Le vamos a mandar a casa,

que se tome su permiso,

y que se gane las fuerzas

con esos bueno jamones

y buenos bollos de trigo.

 

Puede respirar tranquila

y retire los suspiros,

y su alma cante alegre

porque Don Ros no se ha muerto;

y gracias a Dios está vivo.

 

 

(Sofía recibe la carta del Comandante.

Después de leerla, se prepara para ir a Cádiz,

para ver a Don Ros: pero una fuere gripe,

le impide marchar. Después de tres semanas

toma aliento y prepara el viaje)

 

 

NARRADOR:

Al recibir la misiva,

Sofía rompió a llorar,

 rompió a llorar de alegría

y de asombroso penar.

 

La abrió de prisa y corriendo,

la leyó en un compás,

sus lágrimas era ten densas

como bolas de cristal.

 

Pues le temblaban los labios,

no cesaba de llorar,

y cuanto más la leía,

el llanto se alzaba más.

 

Aquella era locura,

locura la de verdad

Sofía besaba y besaba,

la carta del Capitán.

 

Después de acabar de leerla

comenzó a meditar,

que talvez se iba a Cádiz,

bien por tierra o bien por mar.

 

Los días se consumían,

el mes estaba a pasar,

ya no vendrían demoras

y dispuesta a marchar.

 

Cuando el carro y los caballos

vinieron para embarcar,

las maletas de Sofía,

varias gentes desde lejos,

salieron a murmurar…

¡Qué loca!...

¡Qué barbaridad!...

Tanto por un hombre,

decían los del lugar.

 

Mas cuando se procedía

con los caballos marchar,

el cartero desde lejos

no hacía mas silbar.

 

En una mano la carta

haciendo rara señal,

Sofía saltó de carro

a ver qué podía pasar...

 

Cuando llegó el cartero

no podía respirar,

y al verla se puso blanca

y a punto de desmayar.

 

La guardó sobre su pecho

con sonrisa angelical,

mandó bajar las maletas

y al carretero marchar.

 

Era carta de Don Ros,

después de tanto penar,

el Don Ros en San Fernando,

y Sofía en Ortegal.

 

 

(Sofía da lectura a la carta de Don Ros

después de cinco mese de ausencia)

 

 

El amor cuando vive en ti

es inmensamente querido

y por él has de vivir.

 

¡Oh, perla del viento!

¡Oh, hechizo de mi vida!

Montaña de mi sangre

¡Alivio de mi pecho!

 

Nuca podré explicarte

lo que e mi ha sucedido;

no sabes cuánto he llorado,

ni sabes lo que he sufrido...

 

No sabes ¡oh, cielo mío!

que terrible fue mi estado,

y cuantas cosas yo he visto.

 

Dicen que ya estuve muerto,

mas no he sabido el motivo…

unos que la tuberculosis.

Otros la “pleura” con “tifus.”

 

Mi cuerpo estuvo esqueleto,

a la muerte por un hilo,

mejor fuera que muriera

antes que paralítico…

 

Respiración me faltaba,

ya no tenía apetito,

los doctos no descartaban

un adiós definitivo.

 

Yo me quise suicidar,

aunque no había motivo;

pero mi estado era grave

para proseguir contigo.

 

 

Ya  no sería un hombre

y tú madre de mis hijos,

sólo un sueño y una quimera

que nos brindara el destino.

 

He llorado tantas veces,

no por dolor ni martirio,

sino por perder el amor

que ya había conseguido.

 

Y rogué a Dios llorando

en angustia y afligido,

que no muriera en la cama,

como si fuera un tullido.

 

Sobre los pies de mi cama

me miraba un crucifijo,

y angustiado le pedía

que me dejara contigo.

 

Los enfermeros me daban,

ánimo, aliento y alivio,

y las monjitas que había

también su amor infinito.

 

Era la pena de todos

por estar tan delgadito,

pero el consuelo que había

era más fuerte que el ”tifus.”

 

Cuánto yo, pues, he llorado

y cuánto por ti he pedido,

vinieras a consolarme

con tu nostalgia y cariño.  (sigue)

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios4

  • Isis M

    y es que no puedo articular palabra...me dejas con la boca sedienta al narrar de ese bello episodio de amorrrrrrrrrr...tomo agua y te comento...no es justo amigo!!!! jejeje

    • Juan Senda

      GRACIAS, MI SOÑADORA POR NO PODER ARTICULAR PALABRA, ESO ES POR NO TOMAR AGUA DEL MANANTIAL ENAMORADA,PUES ESA AGUA DEBEMOS TOMARLA... SABES PORQUÉ, ES POR TENER LA BOCA SALAADA DE ...SAL

      BESOS

    • CARMEN DIEZ TORIO

      Sigues deleitandonos con esa historia maravillosa que nos va enganchando día a día mi galleguiño del alma. Un beso muy grande

      • Juan Senda

        GRACIAS, MI CARMELA POR TUS PALABRAS DE ALIENTO QUE ME LLENAN
        Y ME SATISFACEN EL ALMA Y SE ALEGRAN MIS VERSOS.

        UN BESO PARA TI MUY GRANDE

      • El Hombre de la Rosa

        Hermosamente escrita la quinta parte de la gratificante y hermosa historia de amor creda de la mano de tu profesional pluma amigo Juan Senda...
        Grata su lectura...
        Saludos de afecto y amistad...
        Críspulo Cortés Cortés...
        El Hombre de la Rosa...

        • Juan Senda

          GRACIAS,MI QUERIDO AMIGOTE POR EL EJEMPLAR SEGUIMIENTO SOBRE MIS POEMAS. ERES TODO UN CABALLERO PINTOR Y POETA DE LOS MEJORES DE SANTANDER.

          UN ABRAZO MI QUERIDO AMIGO CRISPULO.

          • El Hombre de la Rosa

            No es para tanto soy solamente un viejo autodidacta amigo Juan...

          • Hay 1 comentario más

          • Maria Hodunok.

            Deliciosamente dulces y románticos versos, dentro de tu monumental obra, Juan.
            Nunca me canso de leerte.

            Cariñitos, poeta.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.