RICARDO ALVAREZ

PESCADORES DEL PARANÁ - POLVO DE ESTRELLAS

 

Abre tus fauces dragado rio Paraná

que somos pescadores de lo profundo

donde fondea el sábalo nutriente,

ahí se conserva el sustento de nuestro

pequeño mundo.

No choques tan fuerte las cañas,

amplía tu marrón arca

a la dimensión del dorado y

deja en los tramayos el regalo inmenso

con la sonrisa del agua.

 

Paraná…

Un pez vive en la jaula sumergida,

una pesca de ofrenda es el argumento

de la sobrevivencia de cada día.

 

En tu ribera hace frio de escarcha,

truena sobre tus aguas y las canoas

se bambolean con rigor inestable.

Déjanos sacar de la orilla

escamas gruesas

que son lamento de esta pobreza,

tras sus lentejuelas hay carne

de tono blanco.

No mancilles el orgullo de cristal

y permítenos cosechar con nobleza.

.

Si persiste tu avaricia de metales

en la insinuación de tu prepotencia,

sabemos que tu vientre 

no tiene signos de cereales

ni haciendas,

solo frutos de cardumen florecido.

 

Las horas pasan rio…

No obligues al hambre nocturna

a cortar tu cuerpo fluido

con filosas navajas

hundiendo infinitas anclas 

en tus vísceras ocultas

Abre más tu cintura y serena las curvas,

para nosotros es asunto de casta

llevar móviles figuras a la mesa y

que la prole se nutra con el prodigio

de nuestras manos de batalla.

Llevaremos una delgada vara

para que muerda la estirada anguila

y aplaque su cuerpo esta hambruna.

 

-----------------------------------------

POLVO DE ESTRELLAS

 

Explotó en el cielo polvo de estrellas doradas

en arsenales fabricadas.

Despedazaron sin consuelo

el piso del firmamento hasta la esencia en desconsuelo.

Partió en dos ensueños de fragatas

y solo la voz muda estalló en su mirar vasto  y compungido.

Los despojos del piso en estallido diluyeron hojas de fronda,

Brazos y pies en cráter sublimes excoriaciones

de piel en gajo manzana redonda, ojos perplejo del testigo

trajo la sombra su cuchillo.

Los átomos en la guadaña del frio mecieron la cuna de los olivos

hasta las plazas que recrean gigantes secoyas en murenas instalaciones

de siglos carenan semillas azules del fuego en gris pañol  de armiño

que no es más que harapo de resquebrajada estela con gola de sigilo.

 

Todos los derechos reservados en safecreative – Word press poetry & S.A.D.E

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La hermosura del Parana y el fin del hombre convertido en polvo de estrellas ratificados por tu preciosa pluma amigo Ricardo...
    Un grato placer leer tus letras...
    Saludos de afecto y amistad...
    El Hombre de la Rosa...

    • RICARDO ALVAREZ

      el placer es mio amigo. que bien interpretás lo escrito. bueno.sos un gran poeta. mi saludo con afecto y gracias por responder mi mje. acá a las 17 a ver el equipazo de basquet de España



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.