Aaron Krauss

A veces pienso en quererla...

A veces pienso en quererla. Otras creo quererla,

el resto del tiempo la estoy queriendo,

pero ni su cariño me mira ni su cuerpo me toca.

 

Y el alma se vuelve un material frágil.

 

La carga se apesa, y la lenta alegría demora su paso.

 

Ya no hay resguardo contra la desdicha.

 

Mi única arma han sido sus besos;

hoy la armería de su boca se ha cerrado.

 

¿a dónde llevo tantas ganas?

¿En dónde  pongo tantos sueños?

 

Pude haberla amado tanto;

pudo haberme amado un poco.

 

¿ Por qué fue que no lo hicimos?

 

La noche se desvela vigilando mis penas.

 

Pude haberla amado tanto; pudo haberme amado un poco

pero ya su cariño no me ve y su cuerpo no me toca.

 

 

 

 

 

Comentarios3

  • Galrock

    Me gustó tu obra amigo, saludos...

  • El Hombre de la Rosa

    Sensacional tu hermoso poema de amor amigo Aarón
    Gratificante su lectura
    Saludos de amistad y afecto
    Críspulo el Hombre de la Rosa

  • aprendiz de poeta

    aveces el amor y la persona que nos quita el sueño, nos resultan demasiados esquivos, y lo que nos preguntamos es, ¿por qué no puede hacerse real, lo que deseamos?
    Me encantó leerte amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.