GuillermoO

Año Nuevo 1998

 

Sólo me queda una gota de sangre,

una roja inquieta gota de sangre.

Sólo su sabor, su bronca suave, su ronco sonido.

Esa gota quiero que nadie me la quite, 

que su frontera termine

donde mi grito alimenta las márgenes de la vida,

donde la noche solitaria me convence,

donde la risa, un rostro a construír

definen el tiempo inmediato de la duda.

Más allá el misterio no alcanza;

es la voz que nunca terminamos de escuchar,

la fotografía opaca de un domingo,

las sillas desvencijadas  junto a la mesa de enero.

(El tiempo tiene el umbral de la casa paterna.

Y la casa está dentro del mismo barrio de los sueños.)

 

De pronto nos hicimos viejos,

y la quietud envuelve, ese renunciamiento.

 

G.C.

Direc.Nac.del Derecho de autor

Comentarios1

  • PETALOS DE NOCHE

    Que lindo,
    me gusto tu profundidad literaria...

    • GuillermoO

      Me alegra que te haya gustado, Petalos; vaya mi gratitud
      Guillermo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.