Hija del Sol

YERMO

 

****************************************************************************

 

YERMO

 

Anduviste sus caminos,

recorriste sus calles desconsoladas

y de piedras degradadas

con mil años de soledad.

Recuerdos van llegando

y con él, los ecos de sus silencios…

motivos añejados y colgados de unos aleros

que van goteando lágrimas de sufrimientos…

de esos techos que saben de historias y cuentos

y cómplices han sido de muchos reencuentros;

son penas de amores que envejecieron en su intento

y otros, porque murieron de desaliento.

Ansiaste la luz de mis ojos,

la palabra oculta debajo de unos abrojos

y saludaste al árbol de los juramentos

y el de los besos fugitivos…

hallaste en él, las heridas del tiempo

y aún así, atesorando está las promesas del momento,

de esos amores que bajo su cobijo, se vieron eternos

y aunque muchos no lo fueron,

eterno sí ha sido el paso de ellos, por su tiempo.

Te saludó el vestigio de su frondosa cabellera,

que antes besaba hasta el suelo en cada invierno y primavera

pero hoy, calvo lo ha dejado el tiempo

éste, le ha quitado todo... a su paso en cada momento.

Y una lágrima intransigente te besó en la frente

y con ella, un suspiro mío que guarda en sus ojos yermos,

pues cada día le hago compañía, musitando aquellos días…

Y, porque legendarios seguirán siendo todos sus recuerdos.

 

Hija del Sol

© Derechos de Propiedad Intelectual Reservados

****************************************************************************

Comentarios3

  • Hugo Emilio Ocanto

    Cómo admiro la belleza de tu sentir y de tus maravillosas letras, Lis.
    Un gran placer compartir todo lo que plasmas.
    Mi saludo, un abrazo, amiga del alma.
    Hugo Emilio.

    • Hija del Sol

      Gracias mi querido Hugo, me honras con tu presencia, siempre.

      Un beso poeta.

    • FENIZ

      se Agradece versos limpios,,saludos fraternales

      • Hija del Sol

        Igualmente caballero, saludos fraternales y gracias por su visita

      • VOZDETRUENO

        Hola amiga, extrañaba la belleza de tu talento, aunque la ausencia no borró tu amigable presencia, ya anhelaba andar aca de nuevo.

        Besitos



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.