Geo

Tatiana

¿Sabes de quién son estos ojos?

De una mujer maravillosa;

de una mujer que en su mirada brinda

calma.

De una mujer que al mirar

te roba el corazón y el alma.

De una mujer hermosa,

y de belleza tal

que en mi cielo es mi diosa,

como es en mi jardín

mi flor preciosa,

con aroma a jazmín,

a eucalipto y a rosas.

De la mujer más bella que he vivido;

de la mujer que cada mañana

enciende los altares de mi cama

y perfuma el ambiente que respiro,

y por la cual suspiro;

que con sutil sonrisa ella engalana

los ojos que se posan en su rostro

y disfrutan el manjar de su mirada.

De la que enmarca en el color platino

su cabellera hermosa y delicada,

y que me brinda en mi pobre morada

ese fuego de amor y de cariño;

de la que saca de mi cuerpo hombría,

mientras transforma mi sentir en

niño.

 

De una mujer que es belleza en

Cada mañana,

y en mi blasón, armiño.

Hoy mi poema te rinde tu homenaje,

porque homenajes das cuando me

miras,

porque sonrisa arrancas de mi boca

y un latir que me envuelve

y me provoca…

y surgen notas

del laúd

junto a mi lira.

Mas si las cosas del vivir

tienen su nombre,

y las rosas han de llamarse rosas,

y los cielos son cielos,

y las nubes son nimbos,

e igual las mariposas.

Si al despertar de cada noche

se le llama mañana,

tú también tienes nombre,

y que lo sepa el hombre,

y que lo sepan todos

y que lo sepa el universo entero

y así también toda la raza humana.

Tu nombre es de mujer:

Tú eres

¡ Tatiana !



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.