Diego Lithsun

Setiembre Rebelde

Hoy me desperté y desayuné solo un café,
sonreí al escuchar nuestra canción en el tren,
pensé en los momentos hermosos que vivimos,
cuando aquella noche de setiembre nos conocimos.

 

Todavía me sigo enamorando de tus ojos verdes,
de tu sonrisa, de como cuando te abrazo te estremeces,
de tu cara de recién despierta, de tus ojeras rebeldes,
de como cuando al sonreír, si eres feliz, puedo ver tus dientes.

 

Y al verte hoy con ese vestido, tan feliz, tan bonita, tan pura,
solo se me ocurre abrazarte, besarte y cometer contigo mil locuras,
me miras, me saludas y sonríes al ver la expresión de mi cara,
una sonrisa que en otros tiempos hizo que te enamoraras.

 

Porque hoy, en esta noche de un Setiembre rebelde,
tengo que soportar que abrazada al lado de otro estés,
que ese vestido y esos ojos ya no sean para mi,
que durante todo este día me vea obligado a sonreír.

 

Pero nada me quitara los recuerdos que guardamos,
solo tu sabrás que tenemos el récord del mundo en besarnos,
que la ciudad era la nos cobijaba y abrazaba nuestros cuerpos,
porque nos escucho entre los edificios, jurarnos amor eterno.

 

¿Por qué entonces hoy te casas con otro, y yo sigo esperando?,
esa tarde de verano que se volvió invierno en tan solo un rato,
y quizás sea feliz con alguien mas, no te lo niego,
pero esta noche, me miran y me arañan los recuerdos.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Amigo Diego tu formidable poema esta lleno de la tristeza y de la desesperanza del fracaso sentimental, pero la vida sigue amigo...
    Grata su lectura
    Un saludo de amistad
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.