RICARDO ALVAREZ

VOY PERDIENDO MI ANTIGUA FORMA- 2- INSTINTOS

Es la avenida del espeso silencio...

Sólo las hojas cantan en la ancha claridad del aire

donde el viento envuelve su propia voz/

La vastedad se hace espacio desnudo,

algún temblor vibra la grisina de una casa

y una enredadera como alga desesperada

aferra su cuerpo a los barrotes como un nudo/

Yo voy flotando en la tarde libre de horario.

Nada soy si no abandono...

Abandono de mano ajena que me ha abandonado,

como el fijo destino que destierra los anhelos

pero aun mi boca de agua protesta en deletreo/

A los vuelcos.-Tropiezos y giros-

Me animan los troncos espías memoriosos de besos/

Mimetizo mis pies de caracola herida 

que a cada paso resuman música de alarido..

La acera me inclina su antiguo canto entonado/

Al fondo... 

Ya nadie espera mi llegada..

Me hago del viento

y el viento es brisa fuerte peregrina/

Sigo con mi apagada sombra conviviendo

y los largos silencios van ahogando mi saloma marino,

es la tarde que aprieta como desierto cinturón de madrugada/

Entre los fuertes árboles de la calle sostenida

una paralela de dos brazos esforzados me sustenta.

Por detrás y delante de mí sigue constante mi sombra compañera, 

para mitigar el abandono de las voces

taconeo cuando caigo a cada esquina/

A los flancos la deriva

hace su espera

y la infinidad de la calle se hace gruesa avenida.

Va encerrando mi palidez de negra harina machacada

sin que expulse su albor puro amasijado/

Recuerdo mi antigua marcha en esta calle,

cuando el sol brillaba sin jaula 

y la luna esculpía sonrisa cristalina, 

antes de mis abandonadas manos tibias

que hoy lucen gélidas de herrumbre/

Perpetua condena de iguales días/

La calle es del viento y el viento no declina,

persigue mi atlas errante de soplada lumbre 

apagada en fuertes brisas/

Riego de agua pesada son mis alas golondrinas/

Mis dos alas que no se amigan 

ni planas se enderezan

cuando mis húmedos pies transitan la niebla espesa

me voy hundiendo en cada peldaño de cadalso

se va perdiendo mi antigua forma de hombre libre que camina

y la soledad me puebla, impiadosa,

de verdes y bosques falsos / 

 

 

Todos los derechos reservados en Safe

Creative & WordPress

-------------------------------------------------------------------------

INSTINTOS

 

 

Instintos  básicos.

en la jungla humana.

Instalados en glándulas

salvajes que perturban la razón.

Lo genital obnubila

las alas hasta ser de piedra/

 

La memoria de la sangre

golpea paredes que se inflaman.

Algo se canaliza  en otros dominios,

merma el latido de la potencia

en esas rojas crestas  de pulsión.

 

El amor es un condominio

que habita el corazón

y cual guijarros los agrupa

entre rejas y muros.

La básica ebullición

se adormece en sus reductos

como un andarivel de pólvora

a todo vapor,

entre rieles descarrila

su tren en desbaratado frenesí.

Su mecha  carnal explosiona

dentro de la piel.

El aire es cántico sin estrofas

en el ojo implacable del ocaso

donde el agua sexual fluye

en un cruce de labios y

cual nidal de aves plumosas

se perpetúa en las núbiles hormonas/

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Comentarios1

  • Graciano Chacon

    Magistralmente bien saludos

    • RICARDO ALVAREZ

      te agradezco graclane. saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.