Bernardo Arzate Benítez

Las apariencias.

 

 

Todos somos esclavos de las apariencias,

y concluimos con pocos argumentos,

siendo la medida, los momentos,

saturados de tantas experiencias.

 

Miramos nomás lo que hay encima

del "mar" que existe en que cada uno;

la esclavitud en que estamos nos anima,

a "confundir" Marte con Neptuno.

 

Ningún mirar es tan profundo,

que nos dé un cuadro tan certero;

ningún mirar es tan rotundo,

por más que miremos con esmero.

 

Autor:Bernardo Arzate

Sep/01/2014

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Cuando todo se basa en las apariencia el mundo se pudre por dentro amigo Bernardo..
    Un placer leerte amigo mio..
    Saludos de amistad de Críspulo

    • Bernardo Arzate Benítez

      Gracias,mi amigo,Críspulo;y como siempre muy apreciado to comentario y amable visita.Un abrazo.Hasta luego,Dios mediante.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.