Raulnica

AULLIDOS

Lúgubre la densa y oscura noche,

espeluznante el aullido del lobo

que lucha en el interior del hombre,

queriendo ser quien no ha sido.

 

Fatigado ante la inclemencia del sol,

peleando día a día en el calor,

para poder ser quien dice ser,

pero en el fondo se esconde el coyote.

 

Acróstico de perlas de sudor,

que a una describen la ardua labor,

expresan la inmensa fatiga,

de aquellos que quieren ser lo que no son.

 

Luchan por estar en medio de los grandes…

… de los que ellos creen grandes;

Ignorando que la grandeza más que un reflejo,

es un don que habita en el alma inmortal.

 

Triste es pensar que la grandeza se confunde,

a como se confunde el valor de un ser humano,

tratando a cada cual como se mira,

pero la grandeza no distingue clase social.

 

Hoy escribo por los aduladores,

los falsos, mentirosos e hipócritas,

que como el lobo o el coyote,

aullando esperan la oportunidad.

 

Para destruir con sus rapaces instintos,

El caminar de los que andan en justicia,

Para conquistar en su lesiva terquedad,

posiciones …, … posiciones nada más!

Comentarios1

  • cecily olwood

    me gusta, muy bueno
    yo creo que grande no es aquel que quiere ser como o mas que aquel sino el que es quien es y demuestra que tan pequeño es.
    un placer leer
    saludos

    • Raulnica

      Gracias por el muy acertado comentario Cecily, yo pienso que el más grande es el que sirve a los demás, en el servicio desinteresado está la verdadera grandeza, solo que la sociedad tiene otro concepto y muchos buscan estar con los que aparentan ser grandes, pero que al final, terminan siendo los más pequeños (de corazón, de mente y hasta de calidad moral muchas veces). Gracias nuevamente por tomarte el tiempo de leerme. Saludos!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.