RICARDO ALVAREZ

SIN VERBORRAGIA

Mi beso toca tu copa, 

en la calidez de esos labios 

la lascivia es diluvio de savia 

que nutre el terrón de tu cuerpo. 

Un espejo de alma que 

devuelve el frescor del bosque 

donde sepultamos fantasmas/ 

¿Dónde se hizo la piel de tarde 

que entibia lentas sabanas rojas? 

 

Tu boca vuelca a mi oído 

de caracol un rilar de silencio 

que grita dentro de mi pecho. 

 

Tocarte es conocer mi piel 

en la senda de tu textura donde 

hallo ternura de badana y 

suave pluma de eíder. 

Mi boca acalla su voz 

de ola en el confín de tus labios/ 

 

Ahora dormita amor 

en la extensión 

del tálamo en que brotas. 

Encontraras huellas de mis palmas 

que han recogido esferas de gotas en 

el rocío húmedo del bostezo al alba/ 

No irrumpas la calma de los claveles 

con el cruce de la palabra. 

Estoy soñando entre tus abras 

deleitando mi vista de laureles, 

cercenando la inoportuna verborragia/ 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Tus preciadas letras se adornan con la tinta de tus versos amigo
    Un abrazo de amistad y afecto
    El Hombre de la Rosa

    • RICARDO ALVAREZ

      gracias estimado amigo. un fuerte abrazo con afecto



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.