hefaloga

Cansado de Amar

Una vida vacía, tantas tardes sombrías

Llenas de melancolía, llenas de pasión

Sin un corazón al cual besos poder entregar,

Tampoco las fantasías que en mi alma vivían,

De tener una persona a la cual poder amar.

 

Lágrimas de soledad a granel derramadas

En busca de aquella dulce y tierna amada

Que esta existencia ciega pudiera iluminar.

 

Pero al fin llego aquel glorioso día, todo lleno

De flores y la más vislumbrante felicidad,

Las mariposas volaban, las aves cantaban,

Estaba conmigo la que ocupaba las horas

Antes dueñas de la más espantosa soledad.

 

Actos más hermosos, quizás nunca existieron

Enamorados y locos, de amarnos vivimos

Estrellas más bellas quizás nunca se vieron.

 

La historia se repitió, con cada llegada,

Con cada partida, con un amor me inundaba,

Con otro me moría. Otra vez la vida vacía,

Otra vez la vida moría, de nuevo la soledad.

 

Ilusionado, no sabía a donde iba a llegar

Venturoso tuve lo más bello del amor,

Pisoteado sufrí lo más terrible del dolor,

La vida me trajo a esta orilla, tan cansado,

Dolorosamente cansado; cansado de amar,

Añorando solamente poder encontrar la paz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.