Oscar Perez

Corazón libre

Corazón libre

 

Tengo el corazón hecho pedazos,

pero ninguno lo sabrá, y es que ellos brillan,

cada fragmento trae a mí su gran memoria,

los días en que amé, las noches tristes

y todos los recuerdos ya perdidos,

y brillan para usted, para nosotros,

como para todo aquel que en su tiniebla da por faros

la ajena soledad que resplandece en sus arenas.

Tampoco lloraré, perlas perdidas,

pues ya fueron semillas en mis campos,

en el último adiós, en esa tarde

en que me vi morir sin hoy saber si resucito,

sin hoy poder volver a dar el alma a quien la pida,

pero riendo al fin, que hay cascabeles en la lluvia,

que hay fuegos y fulgores en las gotas de ese llanto

y otra vez fragmentos que de mí se irán brillando.

No somos, además, ningún prodigio en la tristeza,

a todos nos pasó, y la alegría aún nos quiere,

nos busca en alta mar, adentro de la sangre,

en ascuas, en dolores, en antiguas esperanzas,

en todos los ocasos que desnudos nos hallaron

y en que la luz bañó cada centímetro del alma,

en toda la piedad que hasta los riscos y las sales

tuvieron por nosotros al rasgar y hacer arder nuestras mejillas.

De toda la maldad lo que no entiendo es si hubo premio,

si algo ganó por sí, que no haya sido hacernos grandes,

si algo logró además de demostrarnos la firmeza

de un pecho y una voz ante las ruinas de este mundo.

Tengo, pues, corazón, el cómo esté ya es secundario,

lo cierto es que arderá por ti en las noches de tu pena,

en la hora de tu amor estará aquí para que vuelvas,

en la eternidad del mío es tuyo y bien lo sabes,

es para que tú vivas que su alta libertad te la regalo.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

30 08 14



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.