Esteban Mario Couceyro

Pensar

Estoy bien y con infinito trabajo

solo con tiempo para pensar a destiempo

tantas cosas tontas

tantas cosas vanas.

 

Como por ejemplo...

por qué la guerra, se viste de héroes

ocultando su cruda desnudez

o la causa del mirar enamorado

ante la vasta soledad del mar.

 

Demasiadas preguntas

tantas observaciones

y mis manos aferradas

a la baranda de la razón, en esta pantalla

 

Entonces mi corazón se arroja sin remedio

al vacío oscuro de la duda

mientras las manos, se iluminan

en el resplandor del último grito.

 

Por un instante..., cierro los ojos

y los abro, en esta pantalla

justo del otro lado de la tuya

donde solo ves mis letras, solo eso.

Comentarios2

  • Beatriz Blanca

    Una reflexión muy realista diría yo, como no hacerse esas preguntas en esta vida tan extraña. No te conozco personalmente pero te imagino por lo que escribes.
    Un cálido saludo en este sábado gris.

    • Esteban Mario Couceyro

      No te preocupes, yo tampoco me conozco, solo tengo una idea aproximada, aveces pienso en mis propios márgenes y los veo como a las playas, cambiantes, modelables en los aparente, pero inmutables a las poderosas fuerzas del mar. Los márgenes resisten, pero me intriga el continente, pues supongo que cada día soy un hombre nuevo.
      Un sábado gris, chiquito gris como una mano inmensa...
      La vida en cierta forma es esperar, un amanecer de rutilante sol y poder verlo despierto.
      Esteban

    • Darkness.cl

      Profundamente emotivo tu poema amigo...
      Grato leerte siempre...recibe mi abrazo.
      Nancy

      • Esteban Mario Couceyro

        ¿Por qué necesitamos tantas respuestas?, si las preguntas son a sabiendas...
        Es posible que nuestro intelecto, sea una simple balanza de dos platos, por un lado las preguntas y en el otro plato las dudas...
        Saludos
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.