mario mena mena

Jubiloso

Me fuí y volví tantas veces al Calvario

Nunca me pude ir muy lejos,

tarde o temprano estaba frente a tu cruz, de nuevo.

Hubo veces que me puse a oír los dos ladrones

y me hicieron pensar ¿qué hacían ahí contigo?

 

Ahora entiendo por qué tu Cruz me atrajo siempre

es que esa tarde de sombra Tú moriste por mi

y yo también morí contigo.

tu muerte fue la muerte de todos nosotros

Tu moriste por nosotros,

los hombres y mujeres de todos los tiempos,

desde el primer nacido hasta el último bebé.

 

Esa tarde me liberaste de la Muerte,

ese día todos los pecados fueron quitados

ese día la Ira de Dios se volvió reconciliación

(Su Santa Ira en rechazo al pecado)

 

Ahora entiendo tu penúltima frase:

"Todo está consumado."Nada más pero nada menos

Tu lo hiciste todo contra nuestra muerte y el pecado

Nada se puede agregar a la vida que nos diste, desangrado.

 

Nadie ha quedado por fuera, todos estamos llamados.

No hay cultura, ni raza, género o religión

Tu abriste el camino para que todos tengamos salvación

Tu Muerte nos regresa de la muerte

Tu Muerte nos da la Vida.

 

De aquí en adelante nuestra vida ofrendada en amor al Padre

es el paso seguro, es haber encontrado el Reino,

Los actos de continua obediencia nos llevan al Gran Día

el Día que volveremos Contigo.

Cuando el Reino sustituya todo lo que ahora vemos.

 

 

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Hermosamente escrita tu bella poesía amigo Mario Mena Mena
    Un saludo de amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.