Gladys María Henao Cortez.

LA CONEJA Y EL ZORRO

 

 

Bajo la sombra del miedo y el ruido tenebroso del bosque, se percibió a una linda coneja perdida y tan lejos de su guarida; empezó a lamentarse.

De pronto la hallo un zorro de aspecto malvado...y como cosa rara nadie se le escapaba de sus feroces garras. - Hola muñeca estás sola? o estas con alguien?, la dijo el zorro Alfredo-

- Usted quién es? le dijo la coneja Rebeca -

- No importa quién sea yo; lo bueno es que te encontré...sola ..y ...estas buena, me encantaría acompañarte a tu casa. Le dijo el zorro -

-Por favor no me hagas daño,  le dijo la coneja-

-Ni más faltaba mi bombón; primero quiero hablar un poco de nosotros y después... mmm le dijo el zorro-

-Conocerme? Y porque...déja molestarme por favor, dijo la coneja asustada -

-No te creas  mi peluda coneja; todas ustedes son unas mentirosas, tengo tantas experiencias que me han pasado, que si te las contaras te envejecería del sueño... y más bien dime: ¿Qué haces?, estudia, trabajas, eres soltera....-¿qué te hizo llegar hasta acá? Le pregunto el zorro Alfredo con muchas ansias-

-Estaba tan  aburrida en la guarida que invite a unos amigos a salir, lo que menos pensé fue hallarme en el camino a ti -dijo la coneja-

-Quiénes son tus amigos?, pregunto el zorro desconfiando de ella-.

-Mis amigos son: ...el perro, la Mariamulata y el gato-.

- No me entendistes, pero bueno  que te paso, porque esta tan sola en este bosque, se supones que son tus amigos - le dijo el zorro todo dudoso-

- ¡No entiendes zorro! ...Paso que íbamos toteados de la risa por unos chistes tan gracioso que contaba el gato.

En segundos la Mariamulata Wendy se topó con un Yolofo Luis y empezaron a discutir por invasión de terrenos; así que la dejamos y seguimos nuestro camino con los demás, cuando...el bobo del perro Marco se detuvo a olfatear cuanto orín había de otro perros chandoso por el camino;  en vista de eso nos desesperamos y le dije al gato Cipriano que siguiéramos ya que....no faltaba más, ...el gato al ver cruzar una hermosa Angola se fue tras de ella. Lo último que me faltaba, fue: ... oye mi vale cuídate sí, le respondí, ok. Para que son los amigos.

Eso es todo lo que me paso zorro, y ahora sí..te dejo me voy.

Desconfiado...pero ahh...De pronto le vino un estornudo al zorro y la coneja vio como lentamente asomaba sus filosos colmillos, - creo que me va a dar gripe, dijo Alfredo-

- Hay no me vayas a devorar por favor, le dijo la coneja toda llorosa-

-Quien te dijo que te comeré mi bombóm, no me estas escuchando? Más bien déjate acompañar hasta tu guarida; pero no lo vuelvas hacer, fíjate primero con quien sales, no todos dicen ser amigos; le susurro el zorro al oído-

 

 

Comentarios1

  • gaston campano

    Me gustó el cuento, pero fue gracioso el hombre zorro con la niña coneja, que buena experiencia, ya que los zorros no dejan fácil la presa, un abrazo sincero.

    • Gladys María Henao Cortez.

      Gaston Campano y como sabes que es un hombre zorro; nosotros mismo juzgamos sin conocer a las personas. Ahora usted indisponiendo al buen zorro que solo lo que hizo fue llevarla a su casa. Tu no harías eso con alguien que se extravié a tu paso. Fue gracioso tu comentario; abrazos

      • gaston campano

        Se muy bien lo suspicaz que es el zorro cuando ve a la presa solo actúa, en cambio el hombre zorro deja pasar una oportunidad para luego actuar después con la seguridad del éxito, palabra de ferretero, un abrazo cariñoso.

      • Hay 4 comentarios más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.