tauroazul

HOMBRE EN EL ESPEJO

¿Quién es ese hombre triste
que me mira?

 

¿Por qué intenta sonreír?
Supongo que hay algo 
en mi expresión que le parece gracioso.

 

¿O es que sólo intenta ser amable?
Como sea, hoy no fue un buen día.
El cielo se veía más infinito que nunca,
y las nubes más inalcanzables de lo que 
siempre parecen estar.

 

Pero había algo más.
Algo extrañamente lejano que
estaba al lado mío.

 

Esto, porque en realidad simplemente no estaba.
Sólo yo y su cáscara de certera frialdad.

 

¿Por qué ese hombre triste
dejó de sonrerír? 
¿Acaso se dio cuenta que hoy
no estoy de humor?

 

Hoy fue un mal día.

 

Los árboles se veían más secos,
casi sin ternura.
Casi anunciando lo que se aproximaba sobre mí.

 

Casi advirtiendo 
que el sol se escondería para siempre
esta helada tarde.

 

¿Por qué vuelves a sonreír hombre triste?

 

¿O es que acaso tu también lo sabes?

 

¿Conoces del martirio que llevo dentro?

 

¿De la pena de escuchar como se 
derrumban mis ilusiones, 
cual edificio sin vida últil
porque su amor nunca vendrá?

 

Porque es cierto.
Te cuento que su cariño por mí
es limitado.
Te cuento que ella es buena y sincera,
y no sabe de juegos,
mucho menos de apuestas.

 

¡Ah! ¡Deja de sonreír hombre triste!
¡Si ya te narré mi dolor!

 

¡Deja de sonreír!
¡Sé que tú también sufres,
y que sólo intentas parecer fuerte!

 

Ahora dime,
¿por qué dejaste de sonrerír hombre triste?

 

Hombre triste,
¿Por qué dejé de sonreír?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.