Annabella Amuy

Languido Abril.

Siempre agonizo en los abriles,

cuando las hojas de los árboles mueren lentamente.

Flageladas por lluvias tempranas.

Abandonadas por los espectros lúgubres que las vieron nacer.

 

Se entregan sumisas a los soplidos indistintos

que las arrastran por calles frías.

Las olvidan al poco andar.

Pero yo no puedo desconocer el despótico ambarino

del que tiñen las extensiones de este pobre paisaje.

 

Es más insufrible la soledad en otoño.

Camino perdiéndome entre las nubes.

Fundiéndome con las calles.

Yo, bajo este diluvio prematuro de tristeza te ignoro.

Tu, tras la descomunal distensión del universo, me miras.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La tristeza se baƱa en la desesperanza en tus estrofas amiga Annabella Amuy
    Un abrazo de amistad y afecto
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.