mercedesdembo

Momento Salino, una Anécdota- Salty Moment, an Anecdote



Aquella vez contemplaba la belleza del océano estando yo de pie sobre las rocas; se mezclaban los tonos de azules titilantes con las algas y los corales creando nuevos matices.
Mi cuerpo se alteraba por el irradiante calor sofocante y por lo mismo requería sosegarme.
Más tarde tropecé y volqué sobre los ardientes guijarros del lugar.
Ya en la orilla de la playa mis pies se refrescaban con el vaivén de las olas mientras caminaba sobre la arena, de repente una de ellas me arrastró y me revolcó; el agua estaba helada, sentia que el frio del mar me mordia, senti mi garganta reseca y mi vista se enturbiaba; la noche pesada caia sobre mi cabeza con su gris viscoso y ante tanta confusión una mano salvadora me arrastró hacia la orilla de la playa ; era mi esposo.


That time I contemplated the beauty of the ocean while I was standing on the rocks; the twinkling blue tones mingled with algae and corals creating new shades.
My body altered by irradiating sweltering heat and therefore needed quieting down.
Later I stumbled and tipped over the burning stones of the place.
Already on the shore my feet refreshed by the swaying waves while I walked on the sand, suddenly one of them dragged me and rolled me; the water was freezing, I felt that the cold sea was biting me, my throat was parched and my sight clouded; the heavy night was falling on my head with its viscous gray and before so much confusion a savior hand dragged me back to the seashore; It was my husband.

Merche DemBar
safecreative1408281840732

 

Comentarios3

  • la negra rodriguez

    TE IMAGONO LLENA DE ARENA Y DANDO VUELTAS SIN PODER CPNTROLAR LA FUERZA DE LA OLA, A CASI TODOS NOS PASA ALGUNA VEZ. MUY BUENO RECLUTA.
    BESOS.

  • El Hombre de la Rosa

    Siempre surge de la sombra nocturna un alma que te ayuda y protege de las olas del mar y de las dificultades de la vida estimada amiga y poetisa Mercedes
    Hermosa tu bella historia
    Un abrazo de amistad y afecto
    El Hombre de la Rosa

  • mercedesdembo

    Gracias queridos Silvi y Crispulo eso fue una experiencia espantosa hace unos años en una playa de Sydney.
    Un beso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.