Enrique del Nilo

CASI UN SIGLO...


AVISO DE AUSENCIA DE Enrique del Nilo
Mis letras no conocen de la brida de "derechos de autor" así que si les premias con el palmares de adoptarlas y darles tu nombre, siéntete en libertad de hacerlo, que feliz me sentiré de ver que ellas logran alcanzar las fronteras que yo jamás les podría dar


Parecería broma

medio siglo…

poquito más,

poquito menos

 

Vi la luz del día

con las maravillas

de las cariñosas

y mágicas

manos de la abuela

 

Más de una vez

me sacudió la ropa puesta

me enseñó a caminar

mientras la perseguía

por la vereda que llevaba al rio

cuando el maíz llevaba a lavar

 

Mas tarde me enseñó

como enyuntar un arado

como hacer un surco

como sembrar

los tiempos de cada cosecha

a proteger con una brecha

para que el fuego

no fuera a llegar

 

A apretar un gamarrón

y aun aparejo

a hacer una carga

para no lastimar

la bestia que nos prestaba

su fuerza al trabajar

 

A encender la hornilla

para cocinar

me hizo gusto exigente…

asi dice la gente

y ella me decía:

aprenda a guisar

 

Pareciera broma;

una centuria…

poquito más,

poquito menos

pero ya su luz

se empieza a apagar

ceniza ha cubierto

la braza de su pupila

y su paso fuerte

se arrastra al pasar

 

Como añoro ahora

volver a galopar

sobre la montura de su delantal

cuando me llevaba de su presta mano

por la veredita desde el huatal

 

Comer aquellas pupusas

de loroco o ayote

con sopas de moras

y sus tamales de elote

 

para luego sentarme

a la luz de aquellos candiles

a escuchar sus historias

que me llevaban a viajar

por esas veredas

de mi fantasía

 

para luego mandarme a dormir

pues por la mañana

junto con el lucero

ese que ella decía el nixtamalero

me había de levantar

Comentarios2

  • la negra rodriguez

    Espero que auj siga contigo enrique, que dulce poema nos regalas, es lin do ver a esas a bueliotas d epaso lento yo soy abuela y asiro a que cuando ya no esté me recuerden así como tu a tu abueliota.
    besos.

    • Enrique del Nilo

      Aún la tengo conmigo;
      es mi deleite verla avanzar
      como en cámara lenta
      mientras rememoro
      la velocidad que me imprimía
      allá otrora

      Se que tus nietos
      se sienten y sentirán
      plenamente orgullosos
      de la estirpe que llevan

    • Maria Hodunok.

      Me hiciste lagrimear, me hiciste recordar la vida de mi abuela, laburando con el arado las tierras casi infértiles de mi provincia querida, que son de color rojo fuego.
      Que lindo homenaje Enrique, Dios te la siga conservando a tu lado, realmente me emocioné, amigo.

      Abracitos.

      • Enrique del Nilo

        Ella pretende ignorar
        o quizá olvida
        que los años han pasado
        y las fuerza van menguando
        y cada día la verme
        hace un repaso de tareas
        fiscalizando su realización;
        que si bebió el ganado
        que si está sembrado
        que acicale monturas

        Esa es mi forma de diagnosticar
        su estado de ánimo y salud...
        si no ordena y regaña
        está enferma

        Gracias por llegar
        compartir conmigo
        este humilde homenaje
        a esa gran persona
        a la que tanto le debo

        • Maria Hodunok.

          Gracias por compartirlo, Enrique, sos un lindo ejemplo a seguir.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.