Jesheral

DOS PARA DESCODIFICAR

Su cuerpo de ODAGATOBA

no le permitió estrenar,

el saco que iba a usar.

¡No lo pudo RANOTOBA!

 

Su cara, el varón ATIEFA

y la mujer pulcra, elegante

que quiere seguir avante

se aplica diario su ETIEFA.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.