Predas

A-lugar en el pasado

Su voz de bienvenida

Retornó por la habitación

Había una foto

del bebe

Y del niño

Que fui.

 

lluvia de arena

todo corre hacia adelante

 

Ese que fui

en aquellos callejones

verdes jardines

roncando

mariposas

 

 

Estoy

 

En aquel tiempo

Que parece

Estar vivo  

En algún lugar

 

Y aquí   

Esta noche

Anciana

De la tribu

 

Trae a mí

Ese niño

Que  jugaba

en un silencio perpetuo

Y liviano

 

Risas de fondo

Voces purpuras

En el encanto

De la suavidad

De la imaginación

 

Donde pareciera

que verdaderamente

respiramos

 

En esa pausa

Donde el espacio

Arremolina

eternidad

 

Su voz en la casa

retrae a mí

esos momentos

 

Un espacio

de luz

donde una puerta

es primero una llave.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.