Octavio Márquez

Hombre y lobo

Tortuoso embeleso

de una sombra bicéfala

atrapada en brazos agridulces

de la carne y la luna.


Dedos que atrapan alaridos

mutilados, deseos cáusticos

de un garabato con sombra cálida,

viva, agónica.


Incisivas fauces que 

destilan aroma pútrido

de abrazos y viento sonrojado.


Susurro de pétalos entre 

un genocidio de zarpasos 

y lágrimas.


Reflejo roto en el espejo

perenne de caminantes nocturnos

con máscara diurna.


                                                                            Octavio Aldebarán Márquez.


 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.