Maria De La Gandara

Que Orador!

Que Orador!

Le escuche disertar junto a mi lado
sabiduría en aires perfumados,
relatabas esa ley de atracción,
la cual la mente entra en acción,

Fue fuerte la imagen creada 
en su disertación tan exitosa,
positivista sobre todas las cosas
atrayendo la pareja deseada,

Mire largamente su figura
tratando de analizar su mente,
vi libros, apuntes como fuentes
aprendidos para lo que augura,

Vi que no era un iluminado 
ni tampoco devoto ferviente,
solo vi un hombre casado 
deseando dinero de la gente,

Termino su brillante disertación
donde mencionaba su atracción,
pidiendo dinero por su actuación
a pobres de una humilde pensión,

Que Orador!

Maria 8/2014© Derechos reservados por el autor


Comentarios1

  • Maria De La Gandara

    Gracias Manuel por su lectura y comentario a mis palabras, Saluditos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.