samsamsa

Hiancia

 

El firmamento crepuscular del alba le dijo que se acercaba la hora,

pero ¿ qué era la hora? más aún ¿ la hora de qué?.

 

El firmamento crepuscular del alba le dijo que se acercaba el lugar,

pero ¿ qué era el lugar? más aun ¿ el lugar de qué? ¿ el lugar de quién?.

 

El firmamento crepuscular del alba le dijo que se acercaba el tiempo,

pero ¿ que era el tiempo? más aún ¿ cómo podía el tiempo acercarse a él?.

 

El firmamento crepuscular del alba le dijo que se acercaba el espacio,

pero ¿qué era el espacio? más aun ¿ dónde estaba el espacio?.

 

El firmamento crepuscular del alba se burló de él

y luego le dijo que lo perseguiría toda la vida.

 

-te perseguira toda la muerte, eso es, eso es,

ese vacío que hoy no entiendes,

eso es,  esa lagrima que no llora

y esa voz callada que grita,

eso es el espacio que no está,

eso es la carencia,

la falta constante,

esa es tu condena.

 

Tú, por ser hombre, serás condenado por siempre a la hiancia.

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.