Esperpento

Reflexiones (V)

Al hombre,

helo aquí, pensativo,

mirándose, como siempre,

con la tristeza de estar labrando su vida él solo

frente a un rincón con la mente sucia,

caótica,

y su brújula vendida al primer norte que se le ha ofrecido...

que ya es pronto

y oye el cantar de las flautas saliendo de sus nidos de barro,

 

porque a veces él también quiso volar.

Comentarios1

  • Coty

    Dale al hombre alas ligeras para volar alto y un buen nido de barro para pausar su vuelo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.