Lincoyan del Rosario

VINILO SIN AUDIO.

 

Escribes en la piel la fe de manera de respirar tu esencia paraíso,   el árido sabor de tu labial venus, se alucina en otro planeta bajo el respiro de fuego en su piel.

Extraño en la sinfonía  de golpes de besos sobre mis tímpanos,   y existes en  el aire en un inhalar, oxigenando con dióxido de carbono milagrosa extensa de vida,  no quiero tu crear gigante roja.

Ojos de estrella alcanzas el cielo para vivir en otro planeta,  el infinito de su tiempo no existe,   llegar a reír en el deseo  hasta lograr el oasis,  árido de luna su oscura  silueta.

Experimento otra gravedad  de faltas devotas, cultivar  racimos de silabas para beber los versos, alcoholizando un inspirar en la sangre la palabra de Nazaret.

Bendice a mis días con bella melodía,  el vinilo sin audio el queme de un árbol, apareces  caída del cielo desterrada, si te lanzaste por un risco quédate estos segundos que me quedan con vida.

al tomarte conmigo cada amanecer,  entre sabanas con  cadáveres de botones, y el   desmembrar de rosas, margaritas creadas desde la alegría.

 al saber que perderé el pulso  por correr en  un torrente de divinas emociones , los sentidos se pierden en una tonada, paz en  poder de dar para recibir de su fruto, arrancada mi costilla divina la única inigualable, lo prohibido  de las tentaciones es pecar sin dañar, juramento de sangre en unas palabra:

Vivamos en la eternidad  deidad, llena de luna tu cara margaritas risa de rosas, adquirirte y ser leal  si tu quieres.

Lincoyan Del Rosario.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Una hermosamente bien escrita prosa literaria amigo Lincoyan
    Un saludo cordial de amistad
    Críspulo

    • Lincoyan del Rosario

      Es de agrado que le allá gustado estas palabras amigo Crìspulo.
      un saludo y un abrazo.
      Lincoyan.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.