ADOLFO CESAR MARCELLO

EL ÁRBOL DE FLORES BLANCAS

 



          Lucila observaba todos los días desde la ventana de su habitación, a un pequeño arbolito de laurel que ella misma había plantado en la vereda. Lo miraba casi obsesivamente, como si deseara que el precoz árbol "creciera de golpe".

          Había llegado la primavera; al jardín de su casa lo adornaban pomposas margaritas blancas y soberbios gladiolos rojos. Lucila tenía una enfermedad terminal, sabía que sus días estaban contados. Amaba las plantas y a las flores...amaba la vida.

          Se refugiaba en las oraciones, en Cristo y en la Virgen María. En algún momento a Dios le preguntaba:

          -¿Por qué yo?

          Al no escuchar respuesta alguna, intuía que tenía que aceptar su infausto destino. Aunque si sentía un poco de miedo, no quería dejar a su familia. Antes de enfermarse, a ella se la veía gozosa, reía por cualquier cosa. Tenía un montón de amigas, todo el mundo la quería.

          Un par de semanas antes de que ella falleciera, contemplando el arbolito, le dijo a su nuera de nombre Alicia, a la cual quería como a una hija:

         - Míralo, me voy a morir y él no me va a dar el gusto de que vea sus flores.

          Unos días después, Lucila se resistía a levantarse de la cama. Nuevamente, Alicia se encontraba a su lado y la alentaba a que se levante y que caminara hasta la verja del jardín, para que viera algo que le iba a gustar. Como ella apreciaba mucho a su nuera y por ende le tenía confianza, accedió al pedido con curiosidad.

          Cuando se dirigía hacia el lugar, sus ojos se iluminaron y muy emocionada pudo ver que el arbolito tenía varios ramilletes de flores blancas que resplandecían divinamente ante los rayos del sol.

          Se le dibujó una dulce sonrisa en sus labios, pues  supo que Dios estaba con ella. Las flores se reflejaban en sus pupilas encendidas. Fue un momento que nadie jamás olvidaría. Desde que ella se fue, a fines del mes de Setiembre del 99, el árbol se mantiene con sus flores blancas casi todos los días, como rindiendo un perenne homenaje a Lucila.






Adolfo César (NAZARENO)

Comentarios6

  • la negra rodriguez

    Hermosa y conmovedora la historia de tu madre amigo , y el hecho de que permanezca el arbol rebosante de flores blñancas es señal de la eternidad de tu madre.
    besos.

    • ADOLFO CESAR MARCELLO

      Gracias por tu grata visita y por tus lindas palabras, mi querida poetisa, realmente me alegran el alma. SALUDOS Y UN CARIÑOSO ABRAZO

    • Blancalis

      Bella historia, como es bella la forma en la que Dios nos dice -" estoy contigo"-
      Abrazos para tì, querido poeta.

      • ADOLFO CESAR MARCELLO

        Indudablemente es así, mi querida poetisa, gracias por tu esplendorosa presencia en mis letras. SALUDOS CON LUZ Y MIL BESOS DULCES

      • DAMSYD

        Que historia tan conmovedora y bella.

        Un verdadero gusto haberla leído.
        Saludos cordiales, Nazareno.

        • ADOLFO CESAR MARCELLO

          Me alegra que te haya gustado mi relato, mi querida poetisa, un placer enorme para mí ver tu grata presencia en mis letras. SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO

        • Maria Hodunok.

          Emocionante, hasta hacernos lagrimear Nazareno.
          Una historia espectacular y tan real, como ese Dios que nos acompaña siempre.
          Es un honor leerte, poeta.

          Cariñitos argentinos.

          • ADOLFO CESAR MARCELLO

            Gracias por tus apreciaciones, mi querida poetisa, para mí también es un placer enorme leer tus letras. SALUDOS CARIÑOSOS Y UN FUERTE ABRAZO

          • idalia1609

            mi querido Nazareno es bello tu poema y llega tu ralato al fondo del alma. Dios nos ama y nos habla a travez de su creación. sin duda el le hablo a tu madrecita en la floración precoz de ese arbolito y te habla a tí para que sepas que ella está con el . bendiciones .

            • ADOLFO CESAR MARCELLO

              Gracias por tu grata visita a mis letras y por tus bellas expresiones, mi querida poetisa. SALUDOS Y QUE EL CIELO TE COLME DE ALEGRÍAS

            • Lissi

              bello relato!!!! Me ha conmovido la historia. Saludos cordiales desde mi primaveral país y gracias por leerme.

              • ADOLFO CESAR MARCELLO

                Gracias a vos por tu grata presencia en mis letras, mi querida poetisa. SALUDOS Y UN CARIÑOSO ABRAZO



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.