chuspa

El Reloj

EL RELOJ

 

Amo y señor

Que marca nuestra vida

Sin la menor contemplación

 

Esclavos somos

De tu manecilla menor

Aunque obviamos la mayor

 

Despreciamos los minutos

Y solo atendemos

Las campanadas del reloj

 

Has sido el tirano

Que ha marcado mi vida

Hasta la jubilación.

 

Ahora me río de tu tic tac

Aun sabiendo que tú, en silencio,

Pondrás mi punto final.

 

Nunca me dí cuenta

Que me tratabas tan mal

Por amar la puntaulidad.

 

Ahora te desprecio y te ignoro

Y solo  la luz del sol

Es mi brújula y mi tesoro.

 

Ya no me atemorizan tus campanadas

Y apenas te miro en toda la semana

Porque el tiempo es mío y nadie me lo marca.

 

Soy yo la aguja corta y la larga

Libre de la esfera

Que me esclavizaba.

 

Tic tac, tic tac,

Tu sonido no me amenaza

Ahora escucho a los pájaros como cantan,

 

El sonido del viento,

Las nubes cuando pasan,

O la caricia de una rama.

 

Triste y olvidado reloj

¿Cuantas horas me robaste?

Girando tan veloz,

 

¿De cuántas arrugas fuiste culpable?

¿Cuántas canas teñiste?

Creando estrés y no siendo afable.

 

Reloj dictador te tengo que perdonar

Pues cumples con tu función

Pero que bella es la vida desde que te pude abandonar.

 

Elda 19 de Agosto de 2014

Jesús Gandía Núñez

Comentarios1

  • Rafael Pablo

    EL TIEMPO CON EL TIEMPO MATA..UN SALUDO

    • chuspa

      Cierto Rafael , pero que no vivamos pendientes de la guadaƱa del tiempo, solo que llegue cuando tenga que llegar ese momento.

      Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.