Ali Yezid Servin Zamora

Mi cobardia

Este eterno miedo con el que vivo,

Esta  eterna condena de temor y desvelo,

Que me impide mirarte y sonreír,

Cuando tu natural sonrisa se asoma,

Ante estos mis expectantes ojos,

Tiritantes de brillo y efusiva alegría,

Por la dicha de mirarte así, tan fugaz,

Aún así sea un limitado momento,

Capturando en recuerdo ese segundo,

Del día en que apareces así,

Única entre la gente, sin siquiera ser

Menos que el paisaje que rodea la bahía,

Sin siquiera ser más que la mar, sin

Siquiera necesitarlo, así, sin siquiera

Mirarme alegras mis días, así,

Sonriéndole al aire, así mirando al mar

Como tu igual, alumbras mis noches con

Tus ojos, así, con esta cobardía escondo

Mi existencia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.