José Luis

ELEGÍA A LA NIÑA CIEGA

 

Reguero de luz

cayó en el foso,

de una mirada

de verdes ojos.

 

¡La luz se fue,

envuelta en rojo!

 

La niña se quedó sola

junto al calor de unas brasas,

junto a la luz que se iba

por unas calles amargas.

 

¡La luz se fue,

se escapó el alma!

 

Sus dedos finos,

de piel muy blanca,

se deslizaban

por su ventana,

llamando al día.

que terminaba.

 

Verdes tienes tus ojos

que miran y no ven nada,

¡qué pena mes das mi niña!

¡ni siquiera ven tu cara!

que tu espejo mira y calla

y llora sin decir nada.

¡Qué pena me das mi niña,

mirando por tu ventana!

 

Tus ojos miran

noche cerrada,

la luz se muere,

se muere el alba.

 

¡Ay! mi niña de mis sueños,

en esa noche callada,

en esa noche infinita

sin luz, con fuente sin agua.

 

No podías ver el lago

que la luna plateaba,

con nenúfares dormidos

y cisnes de plumas blancas.

 

¡Ay mi niña! de ojos verdes,

de pupilas dilatadas.

 

¡Me das pena, mucha pena,

de que no puedas ver nada!

 

 

Comentarios7

  • joaquin Méndez

    Hermoso y triste poema amigo, es muy emotibo, aunque creo que ya lo publicastes, me suena haberlo leido antes. pero eso no lequita importancia.
    Cordial abrazo.

    • José Luis

      Gracias amigo Joaquín por tus amables palabras, pero te diré que el poema es primerizo, recién salido de la fragua.

      Un abrazo

    • Peregrina

      Suaves y sentidos versos, un gusto leerlos no obstante la tristeza y pesadumbre en ellos.
      Saludos amistosos de
      Peregrina

      • José Luis

        Gracias, una vez más, Peregrina. Es cierto, son versos silentes, callados, dolidos, pero que obedecen a una triste realidad que nos da la vida.

        Un beso

      • Beatriz Blanca

        Muy bellos versos comparte hoy, muy tristes por cierto pero con una cadencia musical muy linda. Fue un placer leerlos.
        Un amistoso abrazo.

        • José Luis

          Gracias Beatriz. Me alegra el saber que disfrutas leyendo, aunque a veces el tema sea triste, como algunos pasajes de la propia vida.

          Un beso

        • Enrique del Nilo

          ojos privados de la luz
          a la cual les das color
          en tu verso azul

          Inmenso deleite
          pasar a leerte

          • José Luis

            Gracias amigo Enrique. Es un placer el tenerte dentro de esta mi pequeña fragua de donde salen versos.

            Un abrazo.

          • Maria Isabel Velasquez

            SON LOS OJOS DEL ALMA CON LOS QUE " VE " ESTA HERMOSA NIÑA Y ELLA EN SU OSCURIDAD ILUMINARA SU MUNDO DÁNDOLE EL COLOR DEL AMOR A LO QUE PERCIBE
            UN GUSTO LEER TUS VERSOS
            ABRAZOS DTB

            • José Luis

              Gracias María Isabel, por tu apreciable comentario.

              Un beso.

            • Maria Hodunok.

              Bellísimo y muy triste, poeta.
              La niña solo puede ver con los ojos del alma.
              Me han hecho emocionar tus versos.
              Es siempre un encanto leerte.

              Cariñitos desde mi Argentina.

              • José Luis

                Gracias, María. Tu comentario es muy alagador. A veces el poema es fiel reflejo de una realidad, unas veces alegre y otras triste, como la vida misma.

                Un beso.

              • alicia perez hernandez

                Verdes tienes tus ojos
                que miran y no ven nada,
                ¡qué pena mes das mi niña!
                ¡ni siquiera ven tu cara!
                que tu espejo mira y calla
                y llora sin decir nada.
                ¡Qué pena me das mi niña,
                mirando por tu ventana!
                .........................................................................
                HERMOSO DE HERMOSISIMOS
                ESA NIÑA TE QUEDO PRECIOSO EN BELLOS VERSOS
                ABRAZOS CON SALUDOS

                • José Luis

                  Gracias, Alicia. Me da un gran gusto leer tus amables palabras y tenerte por mis poemas. Me alegra que los disfrutes.

                  Un beso



                Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.