Alexander Velazquez

Un camino que escoger…

Una flor tengo en el pecho,

pero por miedo al desdeño,

Aquí la entrego mejor,

y quizas y a lo mejor,

El destino de su dueño,

Un día de estos revelo.

Es la guerra la que escondo,

Dentro de mi manantial,

Para así no devorar,

Nungún mar, ningún sueño.

Es la ola que te impulsa,

Son los mares de tus peces,

Es la sangre que me late,

Como si yo fuera juguete.

 

Es el brillo de mis ojos,

Donde el agua arremete,

Donde el fuego del incendio,

Nada ni nadie detiene,

Es hay llamas, es que hay brillos,

Que ni aún los ríos someten,

Mírate tú guerrero,

De lo imperfecto que eres,

Que te metes sin mosquetes.

 

No es obrar,

Tampoco arietes,

!menos manifestación!,

Es confianza,

La que DIOS ahora requiere.

Son las malas que ahora tienes,

y las por mejorar,

¿Y por que no disfrutar,

Las que ya tienes,

Que no nececitas reformar?

 

"Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados,

porque no pueden andar. No tengaís temor de ellos,

porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder." Jeremías 10:5

 

Velazquez, 2014, http://kairosconcristo.webnode.es

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.