samsamsa

El destierro de las palabras

 

Se despertó 
Y sentía sus labios pegados,
Estaba agotado
Y su cuarto se le hizo ajeno.

 

Dio un salto hacia el espejo
Y al mirarse sintió repugnancia, 
No tenía boca
¿Cómo era posible este Oprobio? 

Posó sus manos sobre su cabello 
Y con una mueca de desespero
Empezó a recorrer con sus dedos el lugar donde debiera estar su boca.

 

Evocó la noche anterior
Estaba él abyecto,  absorto, mudo,
No pronunció un solo sonido en toda la velada.

Sí eso era, las palabras lo habían castigado.

Comentarios1

  • shoss

    La verdad no he llegado a pensarlo... Es interesante.

    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.