ossian

DEJA YA DE REZAR

Elevándose al cielo

Se escuchan las plegarias

De aquellos que sueñan

Con un mundo mejor.

 

En los rostros se vislumbra

La inocencia de sus peticiones,

Y los ángeles sonríen

Ante tan bello espectáculo.

 

Arrodillados ante sus altares

Y pidiendo a sus dioses

Que las cosas mejoren

Y que el mundo cambie.

 

Juntando sus manos

Y mirando al cielo,

Esperan ver

Sus sueños cumplidos.

 

Pero, ¡ah!, pérdida de tiempo,

Tan egoístas son sus plegarias

Que los ángeles solo miran

A la muchedumbre que solo pide.

 

“no basta con pedir”, le susurra el viento,

“es necesario actuar”, canta con alegría el ruiseñor,

“no pidan, hagan algo”, les dice la naturaleza.

 

Más el hombre altivo, los ignora

Y con mayor ímpetu ruega,

Palabras tan vacías

Ni la catedral traspasan.

 

De poco sirve pedir

Si no estas dispuesto a dar,

De poco sirve exigir

Si no estas dispuesto a mejorar.

 

Esa es la realidad,

Deja de llorar

Empieza a cambiar

Si acaso quieres la vida disfrutar.

Comentarios1

  • GuillermoO

    Buen poema; muy buena intencion
    felicitaciones
    Guillermo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.