Castelán

Oda a las estrellas.

Oda a las estrellas 
Mi cielo profundo,jadeante de miradas perdidas,
Uno es poco cuando en tus alas eternas,conviertes fiel abrazo,en no algo más que cenizas. 
Tus ángeles noctívagos que incitan entre galantes destellos,a un casi lascivo deseo de mirarte; no dejan en paz a mi conciencia. La pureza y el fulgor de tus soles,turban la inocencia,de la que sólo el ser humano se fía;Y ya no encuentro verdad en la mentira,ni me encuentro eterno a la sobriedad del fin.
Frío y lejano te encuentras a mi sentir;que entre más te busca más te alejas y entre más te quiere más le aquejas.
Anhelo descarriado;cruel destino. Soy uno contigo y uno de tantos también.
En la vanagloria de tu regazo,poco soy y poco hiero. Impotencia haces de mi vida,que al mirarte se regocija en pasión y se encoge en lo más ínfimo de tu seno.
Inanido mi desesperar,
Inanida mi pena.
Pero qué va? Si al voltear siempre estás ahí; me enloquece el verte,pero me mataría ignorarte.
Oh cielo eterno! Por fugaz que sea esta vida,no dejaré jamás de cantarte,aunque para ti tan sólo sea un murmullo,aunque para ti tan sólo sea un suspiro. 

Comentarios1

  • Cuervo4141

    Bella oda un placer visitar sus letras

    • Castelán

      Muchas gracias



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.