samsamsa

El reloj

 

Se detuvo otra vez a la misma hora,

en el mismo ángulo

con el sol en el mismo lugar del ayer

donde el hoy se hacía futuro.

 

Miro al cielo y no supo si miraba el cielo de antaño,

el cielo presente o el cielo ulterior.

 

Se le había olvidado sentir,

se le estaba olvidando pensar

y se le olvidaría escribir.

 

Con voz fatigada evoco el reloj que se detuvo otra vez a la misma hora,

en el mismo ángulo

con el sol en el mismo lugar del ayer

donde el hoy se hacía futuro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.