Oscurb

Cielo de guerra

Uno,
dos,
tres,
y así hasta cincuenta.

 

Cincuenta máquinas volantes
cruzan mi pueblo perdido
en medio de la montaña.

 

Sus humos negros
inundan el cielo
como una lluvia
triste y gris.

 

Las cuento a ellas
tirado en la escarcha
una tarde de enero
en el sur italiano.

 

Se mezclan con las nubes
de blanca inocencia
que desaparecen
entre sueños y dolor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.