Juan Manuel López Hernández

SOLIDARIDAD

Son jóvenes contra la policía.

Tirachinas. Botellas de gasolina.

Ocupantes ilegales.

Lugares que nadie amaba pero ellos sí.

 

Con la rabia también se mide el amor.

Se saben perdedores y pelean.

¡Una muerte digna para su sueño!

Pero los sueños no mueren.

Ni el mundo empezó con vosotros.

 

Tendréis la recompensa en una tarde soleada,

entre sirenas y estampidas,

con forma de certeza:

Si La Bestia es eterna, Las Ideas también.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.