asherom

Mi amor sin ti

¿De qué me sirve el corazón si no late de amor?
¿De qué me sirve la sangre si no tiene calidez de ti?
que sirva entonces la sangre como tinta de mis versos
o para regar las flores marchitas de tus besos en mis labios.

Veo pasar las horas, pasa el invierno, pasa el verano
y sigo aquí sentado frente a la tumba de nuestra historia.
Lleno de recuerdos que nacen y mueren, mueren y nacen
como moría mi dolor en tus brazos y como nacía el amor en tu regazo.

 

Sé que no me quisiste, que solo fui pasajero
porque eres como la golondrina y tus alas no se cansan
buscan siempre un nuevo sendero, nuevos vientos
te llevan a otros nidos de ilusión, lejos, muy lejos.

 

A veces miro al cielo y se me pierde hasta el sol
no veo la luz que un día tuve en mi vida.
Mi vida es un barco que navega a la deriva
entre tormentas y olas salvajes sin un timón.

 

¡Ay de mí que te sigo amando! Amando en el silencio,
en el silencio de cada noche siento que me quemo
con el fuego que dejaste en mi piel con tus manos,
y trato de calmar el ardor con lágrimas frías.

 

Tal vez creo que me quisiste, aunque fuera un poco,
porque llegaste a consolar mi alma triste
y a espantar esta soledad que siempre me acecha.
Fuiste la gota de agua en el desierto abrazador.

Fuiste también música del compositor,
la biblia del creyente, la pluma del literato,
la flor sobre una lápida, la roca bajo el río,
la musa de un poeta. En fin, un mal necesario.

 

¿De qué me sirve el corazón si no late de amor?
Sirve para darme vida, esa vida que solo fue vida
cuando conocí tu vida. Sin ti la vida agoniza,
sin ti la vida no tiene vida. Vuelve mi vida.

 

 Asherom



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.