MEVE

Un buen recuerdo.

¿A que diablos le escribo?
¿un recuerdo? ¿a una foto?
cruel y dulce ironía.

Pensaba escribir sobre tí,
pero recuerdo que no eres más
que un espejismo de lo que fuiste,
el sol se coloca en poniente y se desvanece
la sombra de lo que queda.

Estoy seguro de que no soy nada
para tí, ¿en que estaba pensando?
Escribir sobre tí, es como escribirle
al aire y por lo menos el aire se inmutaria
por el movimiendo de mis pulmones
cuando mi nariz expulsa el CO2.

Amo tu recuerdo y lo concervo en mi
memoria, pero no puedo quedarme aquí;
en estas cuatro paredes de acero y esperar
a que vuelvas o que tu recuerdo sea otra vez
parte de mi vida.

Eres la mujer y más allá de mujer, eres el ser,
más hermoso, maravilloso y alegre que nunca
había visto en este desdichado mundo, pero
debo afrontarlo eres una foto, eres un recuerdo,
eres un hermoso recuerdo.

Dios te bendiga, con esto te dejo, pedazo de foto,
mi cabeza nunca te olvidará, pero debo afrontarlo;
eres una sombra de mi pasado. Se está acabando mi día,
el sol se esta ocultando y con él todas las sombras se
desvanecerán.

Yo partiré a nuevas tierras, aprenderé nuevos idiomas
y mi corazón de poeta seguirá escribiendo. Tú seguiras
con tu vida, porque tu sol ya se ha ocultado para tí. Dios
te bendiga y te de un buen hombre, que no desperdicie
la oportunidad que alguna vez, tal vez tuve.

 

MEVE.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.