hajedor

Lejanía

Tiempo y espacio nos separan, pero

nuestro pensar, une nuestras almas.

La confianza y el cariño, van primero,

como flores que al árbol, embellecen sus ramas.

 

Las noches y los días, se van

y tu ausencia se hace evidente.

En lo profundo de mi alma están,

los recuerdos que de ti, rondan mi mente.

 

Sueño con espacios compartidos

que se transforman en altares.

Numinoso manto, cubre mis sentidos

y te revela Diosa de esos lugares.

 

En el paisaje de mis sueños, te dibujo

con tu sonrisa plena y bondadosa,

que transforma con su embrujo,

mi ilusión, en Fe piadosa.

 

Mi anhelo febril, me condena

a vivir prisionero de tu lejanía.

Esperando que esta pena

se transforme en alegría.

 

No existe distancia que pueda,

separar lo que sentimos.

El mundo gira, cual rueda,

acercandonos a nuestro destino.

 

Es grato saber que se tiene

la mayor ilusión de la vida.

Tu amor sincero, que viene

A acompañar, esta soledad compartida.

 

Comentarios1

  • Lincol

    Bellas letras y qué manera de expresar esos sentimientos que tan hábilmente plasman tus versos amigo. Es un placer leerte compañero de letras.
    Saludos cordiales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.