Manuel Isaac Vera Zevallos

RETORNO

Estos versos no son míos:

durante nueve lunas acunaron mi sueño

y después fueron sol, lluvia, luz, viento intenso,

que mi infancia inundaron de especiales momentos.

 

Es decir,

me llegaron contigo cuando ocurrió el suceso

de haber sido escogido como fruto en tu huerto;

vinieron enredados en tus primeros besos,

crecieron a la sombra de tus avemarías

o en el sacro misterio de aquellos padrenuestros.

 

No son míos:

de tu amor y tu fe, son pequeños destellos;

de tu noble constancia y tu apego sincero

ellos se alimentaron y siguieron creciendo.

 

No son míos estos versos…

mamá… ¡te los devuelvo!

Comentarios1

  • el poeta del abismo

    Psicodélico poema a mi lectura
    Me ha gustado
    Saludos de amistad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.