Hugo Aaron

Conversar con Dios

Tenemos acceso al sitio mas secreto
al sitio mas alto y mas profundo de la vida
podemos con simples palabras y un simple corazón
reposar entre los brazos y el cariño de su voz
no hay barreras ni velos, no hay lejanía a su misterio
está construido el puente a la brillante ciudad de su presencia
donde el brillo del primer verso de su exhalación
a opacado a las estrellas, a avergonzado al simple sol
Por gracia, por su sangre, por fuego y por su río
podemos decir "Papá ya estoy aquí"
y El dice "Hijo yo te amo tanto tanto a tí"

Es extraño hablar cuando todos ya se han ido 
es precioso oír al que estuvo siempre aquí
abrir la profunda habitación e iluminarla con el rostro 
que inspiro al sol y luna a ser brillantes
Entregar la roca y dejar que sea el corazón 
entregar las ruinas la infección de toda herida
permitir el toque del milagro el perdón
ser pulido y transformado en el silencio y la oración
volver al diseño original en que a la cara nos miramos
el Padre y creador con su amada creación.

Aquí se arma el alma de valentía y el futuro de victorias
se levanta majestuosa la muralla de bronce celestial
acá caemos derrotados rompiendo por amor el corazón
y las brazas de su llama nos tocan con perdón la impura voz
morimos crucificados y volvemos a vivir en su altura y ascensión
Aquí pisamos la cabeza del reptil y el veneno de su traición
nos hacemos inmortales por el reflejo del resplandor
Aquí somos completos, arden las siete llamas de nuestra luz
Nos sumergimos en su nube poderosa
nos bautizamos inmersos en su mar de santidad.

Comentarios1

  • Raúl Daniel

    Amén, hermano..
    Un abrazo..
    R_D



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.