Raul Gonzaga

El latido de tu corazón

Morir, dormir para no despertar,

Desechar vanas preocupaciones,

Olvidar las absurdas pretensiones

Para ya simplemente descansar;

 

Escapar para todo terminar,

No buscar la causa de tus acciones

Ni esforzase por los vanos perdones

Porque ya nada te puede importar;

 

Llegó el fin, perdió poder el dolor

Que por tanto tiempo me ha perseguido,

Creó que hasta perdió fuerza el amor;

 

Sólo me dejo llevar sin sentido,

Sólo me entrego, sin ningún temor,

A esa fuerza, a ese inmenso latido:

 

¿Será que jamás la verdad ha sido,

Más que el cariño de Tu Corazón?…

 

Comentarios3

  • Raul Gonzaga

    El origen de la vida universal seguramente fue el amor de la fuerza cósmica y la materia primordidal, ese amor que permitió la fusión de lo invisible con lo visible, comunión que le dio el poder al hombre para expresar en forma concreta esos valores que sólo se perciben con la conciencia; si tu cuerpo y alma son altares luminosos a ese amor estás justificando tu razón de ser, y si no, algún día lo comprenderás, si antes no te destruyes...

  • Maria Hodunok.

    Una maravilla Raúl, cuanto sentimiento hay en estos versos.
    Gran tema el amor, reaviva la vida si es correspondido y te destruye si lo pierdes.
    Dificil tema, pero lo escribiste de forma muy sentimental e intensa.
    Siempre es encantador leerte, poeta.

    Cariñitos.

    • Raul Gonzaga

      Gracias mi gran amiga, María Hodunok, el amor es uno y auténtico, eterno y absoluto, alfa y omega de la creación; saludos y un fuerte abrazo fraternal..

    • john morales arriola

      muy claro, en otras palabras dijo: que hay un solo entre muchos amores.
      excelente su soneto con CODA.
      GRACIAS POR SU ARTE MAESTRO.
      SALUDOS DESDE PERÙ.

      • Raul Gonzaga

        Si la semilla lleva potencialmente toda la capacidad de ser y exitir, la pareja primordial, el Universo y la Materia Primordial, nos han determinado; somos polvo de estrellas, seres hechos a semejanza del Creador; saludos y un fuerte abrazo fraternal...



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.