Izandro

Refugio

Me voy a refugiar en el lugar de las palabras,
donde no existe el lamento
ni tiempo de vidas pausadas;
Me voy a refugiar en el placer de recordarte
y de ver cada una de tus vidas,
impresas en mis pupilas cansadas.


Me voy refugiar, en el lugar donde no crecen las alas
para no cansarme en los largos vuelos,
y aunque extrañe tus bellos silencios,
me vedaré de ti por un tiempo,
pretendiendo ilúsamente,
esconderme de todo lamento.


Juego a recordarte y con poco disimulo,
juego a refugiarme,
sin llevar frío en las entrañas,
y miro mis horas pausadas,
y noto que todo ha sido, un simple juego;
jugar a recordarte,
jugar a no verte.
jugar a vivir entre recuerdos.


Me voy a refugiar entre mis sabanas
y entre las aromadas plumas de esta almohada;
me voy a refugiar entre veinte sueños
los que dulcemente me entregan,
al placer insano, de amarte en mis recuerdos;
Me voy a refugiar en tu nombre,
y en tu sutil manera de hablarme,
donde las palabras descritas, no digan nada,
donde las miradas perdidas,
solo muestran mis lágrimas.


Me voy a refugiar en ese lugar secreto,
donde mis hambres,
no sean calmadas por el dolor de mis entrañas;
Me voy a refugiar en tu nombre
y en ese lugar…
donde sólo crecen mis palabras,
con una pluma y una página blanca;
en ese lugar secreto… me he de refugiar,
aquel, donde mis letras,
valen más, que toda palabra callada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.