mapaolas

Tan Sola, contigo.

Y ahí estaba yo, tan sola como siempre.

solo que esta vez había algo diferente,

tú estabas conmigo, tú me acompañabas,

juro que de diferente no había nada. 

Ocupabas un espacio, tú a mi lado estabas.

Y tan vacío el tiempo, tan vacía mi alma.

he entendido que no era más de lo que soy,

que estaba sola como siempre solo que éramos dos.

Y era tuya esa mirada, silenciosa y amarga,

y era mío el silencio con el que gritaba,

Y era tuyo el olvido en el que me encontraba,

que sigo estando tan sola, pero esta vez

acompañada.

 

 

María Paola Simó

Comentarios1

  • FENIZ

    no existe mayor soledad que la que nace cuando tu compañero imprime en la carne y el alma el abandono, cuando el corazón grita y suplica por amor, y no encuentra eco en el otro, aun cuando las caricias son vacías y sin ardor, entonces el alma se siente como un objeto esperando que todo termine, no existirá jabón o agua que lave los las lagrimas que recorre el alma, y la vida se siente gris, ¡ entonces cuanto puede esperar el corazón para tener o volver a tener lo que ya nunca podrá volver.. mientras la vida se escapa y solo sirve para entregar una mujer dañada y herida.. LO VES HAS LOGRADO REFLEXIÓN CON TUS VERSOS, GRACIAS POR ELLO....SALUDOS...

    • mapaolas

      Gracias compañero por tus gratas palabras, saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.