CREPY YO

Esa Mirada

El fuego de esos ojos,

Que tanto me desespera,

Mis pensamientos con otros se enredan,

Aun con miedo,

Poco a poco me desespero,

Tan solo tu mirada basta para que yo me queme,

Y luego a mi los ojos me duelen,

Quemado por esa soledad,

Que ni el mismo mar podría calmar,

Que a mi finalmente me podría destrozar,

Todo por hacerle caso a tus ojos,

Incluso si no son de mi antojo,

Por lo menos aun sigo vivo,

Ante mis pensamientos casi destruidos,

Pero claros son los recuerdos del crimen cometido,

Todo lo que ha sucedido,

Todo por mi culpa,

Él en un momento me quiso delatar,

Pero ahora...  en paz debe descansar

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Hay miradas que matan el alma del amor son el inicio de una nueva aventura amorosa estimado poeta y amigo Crepy...
    Saludos de afecto y de amistad:
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.