amor c.l.s.

Descubrí con muchísima pena que me mentía

Queridos amigos, si ustedes me lo permiten

les voya contar una historia verídica: pensaba

con mucha alegría que tenía una amiga; hace

unos veinticuatro años que la conocía y le cogí

tanto cariño que la quería como si fuera una -

hija. Siempre me decía que me cuidaría y mu

chas cosas bonitas que me creía y ahora que

soy mayor me dejó tirada como una colilla; -

cuanto más le daba más quería y como soy

tan cariñosa la quería y la creía pero pienso

yo ahora que me hizo esa grandísima mali-

cia. Aquellos besos y abrazos que me daba

¿serían todos falsos? porque los que yo le 

daba, eran de todo corazón y nunca estaré

arrepentida. Ella es joven, trabajadora y por

fuera muy bonita, pero yo con ser más ma-

yor y no tan bonita no me cambio por ella,

mis corazones, porque si no muere de joven

llegará a ser viejecita y el desprecio tan gran-

de que me hizo a mí, no se lo deseo a ella -

ni a nadie mis queridas amigas porque 

perdono todo pero si Dios no le perdona a -

ella entonces si que está perdidiña. Esto se-

ra verdad o mentira como yo pienso porque

las mentiras nunca me gustaron y descubrí

con muchísima pena que me mentía.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Son avatares de la funesta condicción humana estimada poetisa y amiga Amor c.l.s...
    Saludos de afecto y de amistad:
    El Hombre de la Rosa...

    • amor c.l.s.

      Estimado amigo: gracias por contestar, pues claro que tiene usted razón. Defectos los tenemos todos pero el engaño y la mentira a mi
      nunca me gusto. Le deseo a usted todo lo mejor en la vida y que nunca le falte cariño de sus amigos y su familia. Feliz semana. Buenas noches y muy agradecida.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.