Raul Gonzaga

En la apariencia, el sentido

Quiero una fórmula hallar para poder transmitir

El cómo deben vivir para que puedan gozar

La alegría de estar vivo, ese gozo de soñar;

Poder por fin alcanzar el camino tan esquivo,

 

Que tanto hemos perseguido, con afán y con tesón,

Con el alma, el corazón, pero todo se ha perdido;

Un anhelo tan sencillo, la necesidad de dar,

Nuestra obligación de amar en la apariencia el sentido;

 

Pero en esta sociedad es gran impulso el  rencor,

No le interesa el amor ni la auténtica verdad,

Sólo quieren usurar, sacar todo ese provecho

Aunque dejemos deshecho ese derecho a juzgar;

 

Hoy lo que me ha movido, es un afán de seguir,

Es solamente concluir que no todo está perdido;

Pero debo de afrontar la obsesión de mi deber,

Jamás debo de ceder a dejar yo de luchar;

 

Y es por eso que persisto en ese atrofiado afán,

Nunca me convencerán de que vanamente insisto;

Glorificaré al amor, glorificaré al servicio,

Y atacaré a ese vicio de embriagarnos de dolor… 

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Desvelar de entre la apariencia, la ilusión, la fantasía, el verdadero sentido de la vida es un fin que nos libera de dos grandes enemigos: el temor y el dolor; el temor es causa de la parálisis mental y el dolor de la ceguez espititual; sin temores o mejor dicho controlando el temor, caminamos y vencemos los obstáculos del camino; controlando el dolor, nos volvemos clarividentes y disfrutamos de la sabiduría, de lo esencial...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.