Iven Marino Mesina

MI DELICIA, ES PARA TI

Amado  mío, siéntate en silencio

Que deseo hoy festejar contigo

Pretenderte, agasajarte, regalarte.

Disfrutarte, seducirte, obsequiarte

¡Mi delicia,  para ti!

Quiero, que en cada latido, se agite tu corazón

Y tu mirada, vaya al compás de mis movimientos

La magia nos envuelve, embelezándonos

Los sentimientos, nos acoge, deseándonos

Nos va cubriendo el estupor de la seducción

Todo se vuelve sensual, codiciado, apetitoso

Manjar de reyes, delicias de los zares,

El vaivén de las caderas, al ritmo de la música

Va cobrando cada vez, más calor,

El fuego interno, intensifica,

Haciendo acto de presencia

Hablan las miradas, los gestos, el aire,

Del vapor caliente, humedece nuestras ansías

Consumiéndonos, recorriéndonos, en

Cada partícula de nuestro anhelado ser

El hechizo, nos traslada con frenesí

En el camino, de las delicias

Que te he preparado para ti.

Mi carne, sedienta en los deseos carnales

De tu apetito, van deslizándose en suaves

Caídas, las vestimentas, que se van aflojando

Saboreando el dulce manjar, de dos cuerpos

Despojados, en el lecho pasional

De tu entrega, mi entrega

Hechizo de la noche, magia inagotable,

Sortilegio, encantamiento unificando

En el amor y el deseo

 

 

Iven Marino M.

Comentarios1

  • Isaias Medina Lopez

    Amiga, esto está tremendo es como estar en un verdadero volcán de la poesía de los sentidos.
    Fuerza, mucha fuerza encerrada en estos versos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.